Ha llegado el momento de saber cómo elegir un buen colchón donde descansar, pero de verdad. Por eso hemos creado esta guía, donde te damos las claves en las que debes fijarte cuando eliges un colchón.

Aprenderás a valorar los distintos materiales de los colchones para que, dependiendo de tus necesidades y gustos personales, puedas elegir tu colchón ideal.

COMO ELEGIR COLCHON

Recuerda que de media pasamos a lo largo de nuestra vida unos 25 años durmiendo... Por eso, si estás aquí, leyendo este post, estás dando un paso importante para mejorar tu descanso y, en consecuencia, tu salud.

Descansar en el colchón adecuado es tan importante como tener una alimentación adecuada o realizar ejercicio físico habitualmente.

Por todo esto, no vamos a valorar un colchón como bueno o malo solo por el precio que tenga, sino que vamos a ver qué colchón encaja con tu morfología, edad y manera de dormir.

Primero vamos a empezar con las preguntas que deberías hacerte sobre ti mismo: ¿cómo duermes? ¿cuánto pesas? ¿cuánto mides?... Sigue leyendo 🙂

6 preguntas personales antes de elegir un buen colchón

como elegir colchon

Ahora sí, vamos a empezar por lo que realmente importa, es decir, TÚ.

Las siguientes preguntas debería hacérselas cualquier persona antes de comprar un buen colchón. Básicamente se trata de cuestiones que ayudan a tomar una buena decisión que se adapte a los gustos y necesidades a la hora de dormir.

Pues bien, te recomendamos que te autorespondas a estas 6 sencillas preguntas y dependiendo de tus respuestas, te vamos a recomendar un colchón u otro. ¿Fácil, eh?

1. ¿Cuál es tu postura favorita a la hora de dormir?

Las clásicas posturas para dormir: boca arriba, boca abajo o de lado. ¿Cuál es la tuya? ¿De qué manera sueles dormir?

Si sueles dormir de lado deberías elegir un colchón de firmeza media que facilite una buena adaptación a tu cuerpo, especialmente en hombros y caderas, donde se acumula más presión.

Si sueles dormir boca arriba, tu mejor elección será un colchón de firmeza media-alta para evitar los dolores de espalda y cuello.

postura dormir

Si sueles dormir boca abajo, puede ser que algunas mañanas te despiertes con dolores de lumbares, especialmente si no has elegido el colchón adecuado. En este caso, lo mejor es que optes por un colchón de firmeza alta que no se hunda por la parte de la cadera.

En base a este punto que te acabamos de explicar, anota qué firmeza es más adecuada para ti dependiendo de tu postura al dormir.

2. ¿Vas a dormir solo o en pareja?

Si vas a dormir solo, básicamente puedes elegir el colchón que más te guste teniendo en cuenta lo que aprenderás en esta guía.

dormir solo o en pareja

​Si, en cambio, tienes pensado dormir acompañado, es muy recomendable que valores positivamente los colchones de muelles ensacados.

Estos colchones te garantizan una buena independencia de lechos y, por ende, un mejor descanso. Anota estos colchones si vas a dormir en pareja, ya que son los más recomendados.

La independencia de lechos garantiza que tus movimientos en el colchón no afecten al sueño de tu acompañante.

Si además el colchón de muelles ensacados tiene capa viscoelástica, la transmisión de movimiento será prácticamente nula.

Si sois de los que duermen como un tronco y no se despiertan con nada, los colchones de espumación u otros tipos de muelles os pueden servir.

Pero sobre todo tened en cuenta que si la diferencia de pesos entre vosotros es grande, la independencia de lechos se hace aún más necesaria. Te explicamos más en el siguiente punto.

3. ¿Cuánto pesas?

Es importante que te fijes en tu peso antes de elegir un colchón, puesto que dependiendo de tu peso corporal este deberá tener una altura mayor o menor (nos referimos al grosor del colchón) y también puede variar la firmeza.

Fíjate en estas recomendaciones y anótalas:

  • En el caso de que peses más de 100 kg, lo óptimo es que optes por un colchón de firmeza alta y su grosor debe ser de al menos de 25 cm. Si mide más, mejor.
  • Si, por el contrario, pesas menos de 100 kg, puedes optar por cualquier colchón teniendo en cuenta el resto de recomendaciones, siendo en este caso la altura menos relevante.
  • Para los que duerman en pareja con pesos muy distintos (uno de los dos pesa +100Kg y el otro -100Kg), tened muy en mente el colchón de muelles ensacados: es el mejor para repartir el peso y que este no afecte al otro durmiente.

Las personas que pesen especialmente poco (no hablamos de niños) es preferible que elijan un colchón de firmeza media e incluso tirando a baja.

Si pesas menos de 55 kg, mejor que no optes por colchones de firmeza alta, ya que pueden hacerte sentir incómodo, a no ser que duermas siempre boca abajo.

4. ¿Cuánto mides?

Si tu altura es más de 1,80 m, este punto es importante para ti: la largura de tu nuevo colchón debe ser al menos 10 cm más que tu altura para que entres bien y no se te queden los pies fuera.

Hoy en día encontrarás colchones de hasta 2 metros de largo con facilidad.

Las medidas de largo más habituales son (180 cm, 190 cm y 200 cm).

morfologia personas

El ancho de la cama es el más sencillo de elegir. Por lo general dependerá del espacio que tengas en la habitación, de si vas a dormir solo o no y del tamaño de la base que tienes actualmente, a no ser que te plantees cambiarla también.

Por supuesto, puedes medir 1,60 m y decidir dormir en un colchón de 2x2 metros. Estas son solo recomendaciones de medidas mínimas.

Medidas habituales de los colchones

Ancho

Largo

Medidas habituales

Cuna

50 - 65 cm

105 - 135 cm

60 x 120 cm

Individual

80 - 105 cm

180 - 200 cm

90 x 190 cm

Matrimonio

135 - 200 cm

180 - 200 cm

150 x 190 cm

5. ¿En qué rango de edad te encuentras?

Pasamos a valorar la edad porque, como te imaginarás, las necesidades de un bebé no tienen nada que ver con las de un anciano.

Lo más recomendable para un bebé es dormir en un colchón de firmeza muy alta y sin visco, que evite cualquier posible asfixia y le permita tener la espalda en la posición adecuada. Por lo general suelen estar hechos de espumaciones.

Cuando crecen un poquito más, niños a partir de los 2 años, pueden reducir algo la firmeza del colchón, aunque seguimos recomendando que sean de firmeza alta. En este caso, también se recomiendan los colchones de muelles.

Los de edad avanzada es mejor que elijan colchones de firmeza media-alta, para que puedan moverse en la cama con facilidad y evitar las capas viscoelásticas demasiado gruesas, ya que les puede dar sensación de agobio y también dificulta el movimiento.

Para los adultos, la elección de la firmeza o el material del colchón debe ir relacionada a las características y necesidades de cada persona en particular. Dependiendo de los demás factores que comentaremos, se elegirá el colchón más adecuado.

Guía comparativa: Los mejores colchones para niños y cunas de 2020

6. ¿Eres caluroso? ¿Tiendes a sudar al dormir?

Para elegir el colchón adecuado de las personas más calurosas, estas deberán fijarse mucho en la transpirabilidad de los materiales del colchón (hablaremos de la transpirabilidad más adelante en este mismo artículo). 

Ahora solo debes tener en cuenta que si sueles sudar mucho al dormir, duermes casi sin manta o vives en una zona muy cálida, te vendrá genial un colchón de muelles, ya que estos son los que más transpiran en su núcleo con mayor facilidad, haciéndolo también más fresco.

En cambio, si eres más bien una persona friolera que no quita la manta en todo el año, los colchones de látex o con núcleo de espuma son tus mejores opciones.

Características principales de los colchones

En este apartado nos centraremos menos en nuestras preferencias y más en el colchón.

Para ello, te vamos a explicar los distintos tipos de colchones que hay en el mercado y las características generales en las que debes fijarte, como la transpirabilidad y la firmeza.

Tipos de colchones: elegir el material adecuado

En el mercado existen muchísimos tipos de materiales que forman tanto el núcleo del colchón como las distintas capas.

Por eso, vamos a empezar analizando los tipos de materiales más utilizados en colchones y las ventajas, inconvenientes y características más importantes de cada uno para ayudarte a decidir.

Colchones de espumación

Suelen ser colchones económicos, enrollados al vacío y de poco peso

Los colchones de espuma son también conocidos como colchones de espumación. Su nombre se debe a que el núcleo es de espuma de poliuretano.

El resto de capas que tenga el colchón puede ser de distintos materiales, aunque por lo general el material más utilizado es la viscoelástica, sobre todo en la primera capa (la que está en contacto directo con nuestro cuerpo).

Estos colchones son de los más vendidos de Internet, ya que sus precios son bastante asequibles y suelen enviarse enrollados al vacío, lo que hace que sean muy manejables y fáciles de transportar. También son colchones de poco peso, especialmente si los comparamos con los de látex o los de muelles, por ejemplo.

Ten es cuenta que no todas las espumaciones son iguales. Algunas son de mejor o peor calidad. Entre las mejores espumaciones se encuentran las HR (aunque cada marca le puede dar su nombre particular a los materiales).

Ventajas

  • Firmeza adaptable
  • Precios muy asequibles
  • Pesan poco

Inconvenientes

  • Transpirabilidad baja
  • Pueden dar calor
  • Atención a la calidad de la espuma

Colchones de muelles

Suelen ser colchones de precio algo elevado, muy transpirables y frescos

Los colchones de muelles siguen siendo de los más vendidos del mercado. Por lo general, este tipo de colchones tienen una calidad muy aceptable y pueden ser de 3 tipos de muelles:

Colchones de muelles bicónicos o Bonell: se trata de los colchones de toda la vida. Antiguamente eran de los que te clavabas los muelles en la espalda. Hoy en día han evolucionado muchísimo y puedes dormir bien en ellos. Sin embargo, de los tres tipos es el peor, aunque también es cierto que son los más económicos de los tres.

Colchones de muelles de hilo continuo: estos distribuyen genial el peso del durmiente, evitando la posibilidad de que se claven los muelles o notes presión en tu cuerpo. Su característica principal es que están formados por un único muelle y son firmes, resistentes y estables.

Colchones de muelles ensacados: si vas a dormir con otra persona, este tipo de colchón es el más recomendable, ya que favorece una gran independencia de lechos y evita que os molestéis al moveros en la cama. Su principal característica es que sus muelles individuales se encuentran cada uno en una bolsita que los divide, de manera que no hay contacto entre ellos.

En este artículo puedes aprender más en detalle las características de los distintos tipos de muelles de colchones.

Ventajas

  • No dan calor
  • Firmeza media-alta
  • Los más transpirables

Inconvenientes

  • Pueden ser duros si estás muy delgado
  • Suelen tener precios algo más elevados
  • No sirven para camas articuladas

Guía comparativa: Los mejores colchones de muelles ensacados de 2020

Colchones de látex

Suelen ser colchones adaptables, flexibles e hipoalergénicos

Para empezar debes saber que hay dos tipos: látex natural y látex sintético. El primero de los dos proviene de la resina de un árbol y se encuentra en estado líquido. El segundo proviene del petróleo.

Ten en cuenta que cuanto más látex natural tenga tu colchón, en general, será mejor. No obstante, siempre debe estar mezclado con látex sintético para tener la consistencia adecuada.

Por eso, cuando muchos fabricantes hablan de látex 100% natural, por lo general suelen ser colchones con al menos un 85% de este material, y el resto de látex sintético.

Un punto a favor de los colchones de látex es que los que tienen gran cantidad de látex natural también tienen una larga duración en el tiempo. De hecho, son los que más duran del mercado.

Del lado de los puntos en contra tenemos que no son aptos para alérgicos al látex y que son muy poco transpirables, por lo que si vives en una región húmeda, mejor descártalo.

Precisamente por no ser transpirables también pueden dar bastante sensación de calor.

Ventajas

  • Duran muchos años
  • Se adaptan muy bien al cuerpo
  • Libre de ácaros
  • Flexibles

Inconvenientes

  • Precios elevados, en general
  • Muy poco transpirables
  • Pesan bastante
  • Sensación alta de calor

Guía comparativa: Los mejores colchones en calidad precio de 2020

Colchones viscoelásticos

Suelen ser colchones muy adaptables, no ejercen presión  y evitan dolores musculares

Primero debemos partir de la base de que ningún colchón es viscoelástico al 100%, ya que este material no es lo suficientemente consistente como para aguantar todo el peso de tu cuerpo.

Es por este motivo por el que el núcleo de los colchones visco puede ser de distintos materiales (muelles, espumaciones...).

Realmente, la viscoelástica solo se encuentra en las capas más exteriores del colchón, ya que es un material que se adapta muy bien al cuerpo y es muy cómodo.

Encontramos distintos tipos de viscoelástica de calidad más o menos alta, con mayor o menor densidad, distintos grosores, efectos, propiedades...

Ten en cuenta sobre todo que: a mayor densidad, mayor adaptación al cuerpo e independencia de lechos, pero menor transpiración y más sensación de calor. También a la inversa.

Ventajas

  • Buena adaptación al cuerpo
  • Sin puntos de presión
  • Independencia de lechos

Inconvenientes

  • Cuanto más grueso, menos movilidad
  • Sensación de calor
  • Transpiración baja

Guía de compra: Los mejores colchones viscoelásticos de 2020

Recomendaciones personales por tipo de colchón

En esta tabla puedes ver un resumen visual de las características de cada material.

Tipo de colchón

Indep. de lechos

Personas calurosas

Regiones húmedas

Alérgicos a ácaros

Espumación

Sí

Puede dar calor

Sí

Sí

Látex

No

No

Nada de nada

Muy recomendable

Muelles ensacados

Muy recomendable

Muy recomendable

Muy recomendable

No

Muelles de hilo continuo

No

Muy recomendable

Muy recomendable

No

Viscoelástico

Mejor densidad alta

Mejor densidad baja

Mejor densidad baja

Mejor densidad alta

La transpirabilidad

La transpirabilidad en los colchones es muy importante para que no se acumule el calor ni la humedad en el colchón.

Tanto el calor como la humedad hacen que los colchones se acaben estropeando y reduzcan su vida útil.

Para ayudarte a elegir tu colchón debes saber que los colchones de muelles son los más transpirables, mientras que los de látex son los menos transpirables.

Sin embargo, debemos diferenciar entre la transpirabilidad para evitar la humedad, y la transpirabilidad que evita que pasemos calor.

Así, si sudas mucho por la noche o vives en una región de mucha humedad, lo más recomendable es que compres un colchón de muelles y evites los de látex o viscoelásticos.

En cambio, si eres una persona calurosa que quiere un colchón fresco, puedes optar, una vez más, por los colchones de muelles e incluso por los colchones de espumación.

Lo importante en este último caso es que te fijes en la capa exterior del colchón. Si tiene visco, lo ideal es que no tenga una densidad alta o que tenga algún tratamiento que aporte frescor y transpiración.

La firmeza del colchón

firmeza del colchon

La firmeza en sí es bastante subjetiva. Por eso, en ocasiones, lees de un mismo colchón que para algunos es demasiado firme, y para otros demasiado blando.

Principalmente se debe a que, como ya hemos explicado, no todas las personas necesitan el mismo colchón.

Dependiendo de su peso o postura al dormir, por ejemplo, debemos buscar una firmeza distinta.

Podríamos decir que la firmeza es esa impresión inicial que sientes cuando te tumbas en el colchón, que no es más que una mezcla de las sensaciones que recibimos del acolchado, las capas intermedias y el núcleo.

Lo ideal es elegir la firmeza adecuada para que tengamos la postura perfecta al dormir y la columna vertebral bien alineada. Si lo haces bien, evitarás en gran medida los dolores de espalda y cervicales.

Por lo general, la firmeza depende de la densidad y dureza de los materiales que lo componen y suele medirse en una escala del 1 al 10, aunque también podemos ver que algunos fabricantes la dividen del 1 al 6.

  • ​Firmeza baja: En general es poco recomendable y suele generar dolores de espalda. Sin embargo, puede indicarse en recetas médicas o para durmientes que pesan muy poco.
  • ​Firmeza media: Tiende a ser el grado que le gusta a la mayoría de personas y facilita tener la espalda recta, sobre todo al dormir de lado.
  • ​Firmeza alta: Es recomendable para durmientes con sobrepeso, niños y bebés, aunque con excepciones. El resto de personas es preferible que la eviten, sobre todo para dormir de lado.
  • ​Firmeza universal: Cada vez podemos ver más colchones con este tipo de firmeza. Se trata de colchones que se adaptan al peso del durmiente de manera progresiva y se adapta completamente al cuerpo.

Cuando pruebes tu colchón presta especial atención a tu columna vertebral. Lo ideal es que se encuentre en una posición similar a cuando estás de pie y recto, por eso el colchón debe respetar las formas naturales de tu cuerpo.

Relación entre firmeza, postura al dormir y peso del durmiente

En la siguiente tabla puedes ver algunas recomendaciones basadas en la firmeza del colchón:

Firmeza

Postura

Peso

Alta

Boca abajo

> 100 kg

Media - Alta

Boca arriba

< 99 kg

Media

De lado

< 75 kg

No elijas la firmeza baja salvo excepciones médicas o casos particulares.

Garantías y noches de prueba

Parece obvio, pero es muy importante que nos fijemos en la garantía que nos ofrece el fabricante. Principalmente, en que la tenga, y después, en los años que cubra.

Hay que tener en cuenta que la garantía solo cubre defectos de fabricación, como deformidades o hundimientos.

Por eso no nos permitirán devolver el colchón durante el periodo de garantía por problemas como que no durmamos del todo a gusto o no nos guste la firmeza escogida.

Normalmente, dos años de garantía son suficientes para que salgan todos los defectos de fabricación, aunque evidentemente, cuantos más años cubra, mejor.

Para evitar lo anterior, debemos fijarnos es en si el colchón tiene noches de prueba. Cada vez son más las marcas que nos permiten probar el colchón en casa durante un periodo, que puede llegar incluso a los 120 días. 

Por lo general, si durante el periodo de prueba no estamos conformes con el colchón elegido, podemos optar por su devolución, que debe ser gratuita y con el reembolso de nuestro dinero.

Premios y reconocimientos del colchón

Aunque esta regla no se cumple siempre, por lo general, los buenos colchones suelen tener un premio u otro.

Hoy en día, con la posibilidad de dejar comentarios online de los productos que compramos y probamos, podemos dar un mayor o menor reconocimiento a una marca o producto.

Sin embargo, no consideramos que esto sea un valor 100% seguro, ni con el que debas estar de acuerdo. Pero es cierto que puede ayudarte en tu elección.

Sigue leyendo porque la base de cama para tu colchón es muy importante. No sirve cualquiera, por lo que deberías leer los siguientes consejos.

Consejos para elegir la base correcta para tu colchón

Llegados a este punto ya has podido elegir el material adecuado para tu colchón. Ahora es el momento de que decidas la base para cama que necesitas.

Es muy probable que la que ya tienes te valga. Sin embargo, no todas las bases de cama son adecuadas para cualquier colchón. De hecho, una base mal elegida puede hacer que tu colchón te dure menos años.

Y por cierto, las bases también hay que renovarlas, ya que con el paso de los años se desgantan. Una base en malas condiciones puede hacer que tu nuevo colchón tenga menos vida útil.

¿Qué base de cama elegir para el colchón de muelles?

Los colchones de muelles en general son los que aportan más transpiración y por tanto se pueden permitir dormir sobre "tablas", como los canapés abatibles o las bases tapizadas.

Pero aquí tenemos que matizar, ya que los de muelles ensacados solo pueden ir en bases rígidas, a no ser que el fabricante nos garantice lo contrario. Es importante que te fijes porque sino los muelles individuales se colarán entre las láminas de tu somier.

No recomendamos que utilices tu colchón de muelles ensacados sobre un somier laminado o cama articulada.

En el caso de los colchones de muelles de hilo continuo pueden ir tanto en somieres laminados como en tablas, por lo que son más versátiles.

Importante: Evita a toda costa un colchón de muelles en una cama articulada, ya que los muelles no suelen aceptar tanto movimiento y se podrían estropear.

Las mejores bases tapizadas de 2020

¿Qué base de cama elegir para el colchón de espuma?

Los colchones de espumación admiten prácticamente cualquier base de cama, por lo que es muy probable que te valga la que tienes en casa.

Los colchones de espumación son ideales para canapés abatibles o camas articuladas.

Sin embargo, como no son colchones muy transpirables, puede ser mejor elegir un somier de láminas o una cama articulada si vives en una zona de mucha humedad

Los mejores canapés abatibles de 2020

¿Qué base de cama elegir para el colchón de látex?

Si los colchones de látex son tus favoritos, seguramente sepas que su transpiración es muy baja y que, por eso, necesitan que pase aire con facilidad, especialmente por la parte que roza con la base.

En estos casos, debes poner un somier de láminas sí o sí, de manera que el aire circule entre el somier y el colchón. 

Utiliza un somier de láminas para tu colchón de látex. La transpiración es muy importante y necesaria.

También puedes optar por una cama articulada, ya que los colchones de látex son muy indicados al poder doblarse sin inconvenientes y fácilmente. Son muy flexibles.

Si en cambio optas por un canapé sin láminas o una base tapizada, corres el riesgo de que el colchón acabe teniendo humedades o moho.

Tipos de somieres laminados baratos 2020

¿Qué base de cama elegir para el colchón viscoelástico?

Ahora ya sabes que no existe un colchón 100% viscoelástico, sino que este material se encuentra solo en sus capas exteriores.

Para elegir la base adecuada para tu colchón viscoelástico debes fijarte en el núcleo de este.

Recomendaciones para elegir la base de cama 

En esta tabla puedes ver un resumen de las recomendaciones para cada tipo de colchón:

Tipo de colchón

Somier laminado

Base rígida

Somier articulado

Espuma

Muy recomendable

Sí

Sí

Látex

Muy recomendable

Nunca

Muy recomendable

Muelles ensacados

No

Muy recomendable

Nunca

Muelles de hilo continuo

Sí

Muy recomendable

Nunca

Viscoelástico

Depende del núcleo del colchón

Depende del núcleo del colchón

Depende del núcleo del colchón

Base rígida: bases tapizadas lisas, canapés abatibles de tapa dura, camas nido sin somier...

Algunas preguntas frecuentes

En este apartado damos respuesta a las preguntas más frecuentes sobre colchones. Si después de leer toda la guía y las siguientes respuestas, hay algo que sigue sin quedarte claro, puedes dejarnos un comentario.

¿Cuándo tengo que renovar el colchón?

El punto más característico a la hora de renovar tu colchón será que físicamente lo veas deteriorado o deformado, es decir, que se haya hundido por alguna zona.

En otras ocasiones, no es un defecto físico en el colchón el que te permita saber si ha llegado el momento de cambiarlo, por eso debes tener en cuenta otros puntos.

El primero es que te fijes en cómo duermes tú.

¿Te has levantado últimamente con dolores de espalda o con más dolores de los habituales?

¿No encuentras la postura para dormir por más vueltas que des?

Entonces es muy probable que debas cambiar de colchón. 

dolor de espalda

Recientemente apareció un estudio el cual demostró que si cambias de colchón, en el 63% de los casos, se corrigen estos problemas de espalda.

Ten en cuenta que no es recomendable tener el mismo por más de 10 años. Por lo general, una vez pasado este tiempo, el colchón pierde la mayor parte de sus propiedades y empieza a ser negativo para tu salud.

Como ya te hemos comentado, a pesar de que por fuera puedas verlo como el primer día, lo cierto es que los materiales que lo componen no están en su mejor momento, y esto puede derivar en dolores musculares e insomnio.

Además, con el paso de los años se van acumulando ácaros, sudor, bacterias, gérmenes, suciedad... Y por mucho mantenimiento que le hagas, llega un punto en el que los materiales ya están demasiado estropeados.

Por último, es posible que tu situación actual haya cambiado. Para empezar, tu edad no es la misma, probablemente tu cuerpo tampoco, ni tus necesidades.

Comprar un colchón nuevo que se adapte a tu yo actual puede hacer que duermas mejor. Esto repercute en tu descanso, y también en tu humor y rendimiento.

Si quieres más información sobre este tema, te animo a que leas el artículo que escribimos sobre ¿cuánto dura un colchón?

¿Qué hacer para que el colchón dure más tiempo?

Si quieres que tu nuevo colchón llegue en buen estado a los 10 años de vida útil es recomendable que tengas en cuenta estas claves para mantenerlo en el mejor estado posible:

  • Ventila la habitación cada mañana al menos 15 minutos con la cama desecha. De esta manera el sudor se seca antes de volver a hacer la cama.
  • Ten el colchón con funda en todo momento. Es adecuado que la laves al menos una vez al mes, a no ser que tengas un protector por encima de la funda, en ese caso puede pasar más tiempo.
  • Es positivo tener un protector de colchón para que a este le llegue la menor humedad posible.
  • Si no tienes funda ni protector, aspira o sacude verticalmente el colchón al menos una vez al mes. Es importante que no se acumule suciedad y polvo encima.
  • Gira o voltea el colchón siguiendo las indicaciones del fabricante para evitar hacer presión siempre en la misma zona al dormir. Ten en cuenta que no todos los colchones necesitan este mantenimiento.

Si prefieres ampliar este tema, puedes echar un vistazo a este artículo sobre ¿cómo limpiar un colchón? Las claves para tenerlo como nuevo.

¿Cómo elegir el mejor colchón para cuna? ¿Y para niños?

Para elegir un colchón para cuna de calidad, te recomendamos que leas nuestro post: Â¿Cuál es el mejor colchón para niños?

En él encontrarás información para elegir el mejor colchón para tu hijo en base a la edad que tenga el niño.

colchon para cuna

¿Es mejor el colchón viscoelástico o el de látex?

Si has leído bien todo este apartado sobre los distintos materiales del mercado, es muy probable que esta respuesta ya te la sepas.

El mejor colchón no es ni viscoelástico ni de látex, sino el que mejor se adapta a lo que quieres y lo que necesitas.

Por eso, si eres caluroso, preferirás un colchón de látex; si sudas mucho durante la noche, preferirás uno de muelles; si no te puedes mover con facilidad, preferirás uno de espuma con poca visco...

Si dudas entre visco o muelles, te recomendamos que leas este post para aclarar tus dudas. En él tratamos el tema en profundidad.

¿Cuál es el mejor colchón para la espalda?

Para evitar esos dolores de espalda, vas a tener en cuenta 3 factores: la firmeza del colchón, los materiales utilizados en su fabricación y tu postura al dormir.

Ya te hemos explicado estos puntos en este artículo: elige la firmeza adecuada dependiendo de tu postura para dormir. Por lo general, lo más adecuado será una firmeza media, pero ya sabes que no siempre es la mejor.

Si tienes dolores de espalda suele ser recomendable un colchón de firmeza tirando a alta y que sea ortopédico. Prueba con es​​te colchón.

Esperamos que esta guía te ayude a elegir un buen colchón y te aclare las dudas que puedas tener. Si tienes más, puedes dejarnos un comentario.

ANTES DE IRTE...


¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN?

¿Te ha resultado útil?
(Votos: 5 Promedio: 5)
Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.